viernes, 20 de abril de 2018

El cuerpo lleva la cuenta

El cuerpo lleva la cuenta
juntando emociones para existir,
me niego a sufrir ante un baúl de recuerdos
nunca se aleja la guerra de mi porvenir.
Es un estante abandonado por tanto vivir
una esperanza marchita
por la ilusión venidera de poder seguir
sin las rupturas de tener que volver a partir.

Seguridad
no soy inmune ante una cascada rota
que se desconecta de la realidad
cada vez que vulnerable no recupera el control.

Callejón desierto de mentiras
que nos contamos a nosotros mismos,
realidad que duele por la ira de dejarte llevar
recordando el pasado para sobrevivir.

La vida es una emboscada de remordimientos
ellos te llevan la cuenta de todos tus momentos
coleccionamos dolores para sufrir
fingiendo que solo sabemos reír.

De vez en cuando acepto mi ruptura
sepultando las palabras oscuras
que me llevaron a tener que mentir
la memoria puede ser una puerta que no te lleve a nada.

Nunca sufras por tus recuerdos pasados
son momentos rotos y oxidados,
supéralos con la poesía que salva de las sombras
no son más que cuatro paredes que juegan a ser ladrillos sin memoria.

Debo seguir
sobreviviendo a las mil historias
que se arremolinan para morir
dejaré que el cuerpo olvide la cuenta para poder vivir.

Miguel Adame
21/04/2018.

Luna fría y segadora.



La luz fría y segadora
nos refleja a un mundo inmenso
que en su propio crimen denso
como nube se evapora.
Es un vacío que llora
por la guerra que tortura,
eternidad que es oscura
en un instante impasible,
una mirada admisible
que en su esplendor nos depura.


Miguel Adame V.
El Mute.

20/04/2018.

jueves, 19 de abril de 2018

Amargura




Duro y amargo es el dolor que brota seco del arial  
es miedo a la desgracia de vivir sin aliento
terrible desolación que se lleva en hombros
por todos los lados del cosmos de tu vida.

Ya estoy viejo para ver fantasmas
la noche triste se alumbra con la medrosa lámpara
negra oscuridad que disimula amanecer sin manchas
es infructuoso no perder cuando todo se acaba.

Es verdad que los males matan
menudo descubrimiento del corazón
es un amor atormentado
que llora de nostalgia por ser desterrada.

Me voy acostumbrando a la soledad inquieta
es una negación perversa
enojarse por fallar puntual a una cita
con el hondo sepulcro que devora a los muertos.

Olvide reposar un rato en el sol
para ver si el calor me curaba
de que estoy enfermo
si el invierno huyó con el tiempo.

Es de locos hacerse sordo
para no escuchar el amargo recuerdo de las dudas tramposas
dame un poco más de tiempo
y convenceré a los sentidos opuestos.

Antes que me vuelva loco
por una pluma tempestuosa que delira
quiero tener que compartir en una velada
las palabras que de un golpe se matan.

Me pase la vida en vela
hasta que se me olvidaron las miradas agudas
ya no quiero hacer mudanza de ideas
desde la alquimia arrastré a la ira de la desgracia.

¿Cantar alegre?
no he dejado resquicio a la dicha
me he hinchado de mentiras heridas
me aferro con pasión a despertar con abandono.

Ha que triste sería el rencor y la soberbia
sin los ríos de la vida,
ya no tiemblo cuando guardo silencio
es sencillo alborotarse con las risas.

Me gana el sueño de esperanzas
quiero que sea com un día como cualquiera
clamaré sin remedio por amor
solo necesito mirar al cielo y decir ya basta.

Miguel Adame V.

18/04/2018

miércoles, 18 de abril de 2018

El nuevo mandamiento



Deberías amar dice el mandamiento
¿pero qué hacemos?
solo ahorramos el tiempo
esperado siglos para entregar un amor eterno.

El amor no se hace con palabras
no son las heridas que derraman dolor en su ánima
un racimo incalculable de miradas
las letras con hechos son un amor que lo cubre todo.

Exilié para siempre las mentiras
un corazón no aguanta el frío desorbitado
de una intuición que arrebata
preferí envejecer con las letras y sus sueños lejanos.

La boca muerde a gritos la orfandad del abandono
es miserable la condena, me atreví a sentir
está prohibido enamorarse en un mundo malo
terminé ahogándome en el desierto sin abrazos.

Estoy cansado de buscarte
de llorar en silencio, ardiendo sin poder salvarme
un poeta sabe escribir su nombre muchas veces
lo difícil es borrar la ausencia que te abandona.

Siempre busqué un cómplice de aventuras amadas
pero el cansancio me ganó la esperanza
ya no recuerdo nada, el silencio es oscuro
el tiempo no me alcanzó para ver la luz cada mañana.  

Mi poesía nunca fue rival para el caos
olvidamos todo, aún nuestras eternas miradas
lo vigilamos todo, aún así no quedó nada
la esperanza del amor es cosa pasada.

Miguel Adame V.
18/04/2018.

El estante vacío



Letras vivas bajo un libro invisible
poetas caídos en el ocaso del tiempo
anónimas palabras víctimas
de un vulgar error que tuvo éxito.

La melancolía no tiene precio
ingenuo es el dolor en un mundo arribista
holocausto del tiempo entre pliegues perdidos
que intentan ser discretos.

Toda mi vida a girado
en recibir escombros de otras épocas
milagros estéticos de un pasado perdido
por los secretos que no soportaron seguir vivos.

Mi precio es vivir con los errores de otros
contar las líneas de un mundo frenético
que nunca se detiene a observar una flor.

Los poetas no tenemos estatuas
somos estantes vacíos en un infinito que olvida
construirse en gritos agudos
de un sentimiento que nunca será mentira.

Miguel Adame V.
El Mute
18/04/2018.




martes, 17 de abril de 2018

Sueños profundos



Sueños profundos
dormir con la esperanza de vencer al tiempo
respirar en automático
en una vida paralela que siempre se olvida.

No existe el caos
todo es orden en el universo infinito y sabio
en donde la humanidad actúa
como si no supiera nada de un cosmos completo.

Me gusta conversar
las palabras son un acto completo
imágenes puras de relatos antiguos
que no se conformaron con poder hablar.

En la calle juegan los niños
son sombras intrépidas bajo un sol mañanero
juegan brincando alegres como si no importaran
los ojos incautos con los cuales miran.

En el desierto la vida es bulliciosa
unos corren por su vida
ocultos en una oscuridad que a nadie engaña
otros observan con el silencio cómplice de una mirada de hambre.

Te imaginé perdiéndote
escrutando los motivos más sublimes
para no pertenecer a nadie
es muy ridículo soportar las mentiras por nada.

Sueños profundos
vida que siempre peligra por ser muy sincero
bastante tengo con permanecer vivo
entre el peligro de ser solo una imagen que siempre se olvida.

Miguel Adame V.
El mute

17/04/2018.

lunes, 16 de abril de 2018

El mundo te extraña



Te extraño
como aquel indulto negado
en una noche en primavera
bajo el único arcoíris que tu amor no amó.

Te extraño
en el oasis negado de la tragedia
en el tedioso olvido que no espera
en las cortas palabras que tatuaron un yo.

Te extraño
en el abandono inmediato
en los versos prohibidos
de las flores que nunca brotaron.

Te extraño
en el intento de sostener las heridas
con un par de manos
y no lograr cargar tus recuerdos que todo olvidan.

Te extraño
en el descrédito de mis incoherencias
en el empuje de tus dolencias
que simples y llanas me daban alergia por subsistir.
Te extraño
en tus arrepentimientos genuinos
en los días que pasan acabándose los pretextos
para no más sonreír entre los espinos de un existir inútil.

Te extraño
mirada rebelde por una vista cansada
que nunca pudo ver más allá de un cuerpo sin la ayuda
de un par de lentes sucios que amaban leer.

Te extraño
te busco en los pensamientos de otros
en la esperanza que compra ilusiones
de un futuro incierto y oscuro.

Te extraño en el esfuerzo
de esas hormigas abandonadas  
que escalan con calma el pequeño naranjo
con la ilusión de comer de su flor blanca y aromática.

Te extraño
en el silencio oscuro y tibio del abandono
con la pequeña llama prendida de la esperanza
de que tal vez volverás con el viento de otoño.


Miguel Adame
El mute
16/04/2018.


El cuerpo lleva la cuenta

El cuerpo lleva la cuenta juntando emociones para existir, me niego a sufrir ante un baúl de recuerdos nunca se aleja la guerra de ...